Un no muy buen comienzo y cupcakes de fresas con limón

Sé que esta no es la mejor forma de empezar un blog de estas características, sobre todo si pretendo tener algún día cierta reputación en este mundillo reposteril. Pero nadie nace sabiendo y como ya he dicho en mi presentación, de los errores también se aprende y yo quiero intentarlo.

Todo empezó uno de estos domingos en los que te apetece estar en casa tranquilita y de repente te entra la vena repostera. Cogí mi cuadernito, donde apunto todas mis recetas y me puse manos a la obra.

Cupcakes de fresas con limón tuneados de una receta de Alma de Objetivo cupcake (www.objetivocupcake.com) He de confesar que en muchos aspectos Alma me ha servido de inspiración, gracias Alma. Hice la masa, eché las fresas picadas y todo iba sobre ruedas, estaban quedan bonitas y todo antes de hornearlas, y buenísimas, porque comí alguna que otra cucharada (si ya sé que soy horrible y que la masa cruda no se come, pero no pude reprimirme y estaba mmmmm) Las meto en el horno y me voy mientras al turno de comidas de mis hijas (también bastante interesante, pero esto es harina de otro costal)

Cuando pasados unos 15 minutos voy a echar un vistazo a mis preciosas magdalenas, perdón cupcakes… HORROR!!!

 

PERO QUE LES HA PASADO A MIS MAGDALENAS. No podía ser posible, por muy principiante que sea, por mucho que no haya hecho ningún curso y sea autodidacta a base de error tras error. No conozco ningún principio físico por el que algo inerte (aparentemente) que tu metes dentro de repente aparezca fuera sin la colaboración de ninguna fuerza exterior. Vamos que la masa de mis cupcakes en lugar de estar en sus moldes estaba desparramada por la bandeja del horno. Y no, no se había salido un poco de masa de los moldes, los moldes estaban vacíos. Pues bien esta es la historia de mis cupcakes que nunca llegaron a ser.

Recompuesta ya del momento duelo magdalenil (cosa que me duró toda la tarde) procedí otra vez a recomponer mi receta y elaborar una nueva masa, eso sin nombrar el previo fregoteo de la bandeja del horno. Y ahora sí, los cupcakes salieron de escándalo.

Bueno pues sin enrollarme más aquí os dejo la receta y espero que lo intentéis y me contéis que tal os ha ido.

Cupcakes de limón y fresas

Masa para 8 moldes grandes aprox.

  • 2 Huevos
  • 100 gr Azúcar
  • 100 gr de Mantequilla
  • 100 gr Harina
  • 1/2 cucharadita de Levadura
  • Ralladura 1 Limón
  • 8 Fresas pequeñas (y otras tantas para decorar)

Almíbar

  • 80 ml zumo de limón
  • 80 gr Azúcar

Buttercream de limón.

  • 100 gr Queso crema (estilo philadelphia)
  • 100 gr Mantequilla
  • 250 gr Azúcar glass
  • Ralladura ½ limón.

 

Para la masa precalentamos el horno a 180ºC (160ºC si tiene ventilación) Batimos la mantequilla, el azúcar y la ralladura de limón durante 1 minuto a velocidad media alta. Añadimos los huevos uno a uno hasta que se integren bien. Previamente tendremos tamizadas la harina y la levadura. Este paso es importante, porque sino la masa nos quedará apelmazada. Vamos a ir añadiendo estas dos últimas poco a poco y batiendo a velocidad baja. Una vez que este la masa uniforme dejamos de batir y la echamos en nuestros moldes.

Picamos las fresas y echamos aproximadamente una fresa por cada molde. Metemos al horno aproximadamente unos 20 minutos o hasta que al pinchar una de ellas con un palillo este salga limpio (nunca abráis el horno antes de 15 minutos porque esto hará que la masa se hunda por el centro)

Mientras la masa se hace podemos dedicarnos al almíbar. Ponemos el zumo y el azúcar en un cazo y lo llevamos a ebullición hasta que el azúcar se disuelva por completo. Una vez hierva lo retiramos de fuego y reservamos.

Nada más sacar los cupcakes del horno los pichamos varias veces y pintamos con el almíbar.

En cuanto a la crema, batimos la mantequilla, el azúcar y la ralladura de limón un minuto a velocidad baja y luego unos 3-4 minutos a velocidad alta (sabremos que está listo porque coge un tono más blanco), luego añadimos el queso crema y batimos a la misma velocidad unos 4 minutos más. Yo le eché unas gotas de colorante rosa en pasta, porque me gustaba más para luego decorarlas como tenía previsto.

Decoramos nuestras magdalenas y listo! A disfrutar.

P.D: mi error por el que la masa se salió de los moldes fue que eché demasiada levadura.

P.D 2: el motivo de la decoración no es otro que me había comprado un molde de botones y estaba muerta por estrenarlo, es por eso que ni siquiera lo he comentado.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comentarios

  1. Sandra Blanco dice:

    Hermosos tus cupcakes y de leer la receta se me antojaron mil! Sólo una dudita, la mantequilla para la masa y el buttercream cómo va? Derretida, ablandada o en cuadritos?
    Muchas gracias, muy lindo tu blog!!

    • Hola Sandra,
      Siento no haberte contestado antes, se me escapó tu comentario, no lo había visto. La mantequilla va a temperatura ambiente, es decir en textura pomada, blandita, así es que da igual como la eches. Gracias a ti y un abrazo.