Macarons de limón con crujiente de chocolate blanco

 

Macarons de limón con crujiente de chocolate blanco

Mi relación con los macarons no ha sido un camino de rosas, mas bien ha sido de amor-odio. Pero cuando probé estos macarons de limón con crujiente de chocolate blanco… pasé a odiarlos aun más!! No puedo dejar de pensar en ellos, es empezar y no parar… Al garete mi operación biquini!!

Macarons de limón con chocolate blanco

En las fotos veréis macarons de distintos colores y es que hice de varias clases. No desesperéis que os iré pasando las recetas de todos ellos. Los naranjas son de chocolate con naranjas amargas y estos son los primerísimos que hice así que la receta la podéis ver aquí. Los verdes son de pistacho. Y por último los amarillos que son los que nos ocupan hoy.

Macarons de limón

De los tres, estos de limón son los que más me gustaron, el contraste del ácido de la crema de limón con el dulzor del chocolate blanco es IRRESISTIBLE!! La receta original es de la gran Su, de Webos fritos. Os prometo que me encantaría llegar a ser como ella, qué recetas, por favor!

Macarons de limon con crujiente de chocolate blanco

La receta de la tapas no suele variar (a excepción de las tapas de chocolate), lo que cambiamos es el colorante que le ponemos y que normalmente suele combinar con el sabor del relleno. No obstante, vamos a por ella:

Macarons de limón con crujiente de chocolate blanco

Tapas (unas 80, lo que hace 40 macarons)

  • 4 claras de huevo
  • 110 gr de harina de almendras
  • 225 gr de azúcar glass
  • 50 gr de azúcar blanca
  • 3 gr de colorante (en mi caso usé rojo y amarillo, para que me salieran naranjas)

Lo primero es separar las claras de las yemas y dejarlas un par de horas fuera del frigorífico. He leido mucho que hay que dejarlas al menos un día en el frigorífico para que se envejezcan, pero Su dice que lo importante es que estén a temperatura ambiente y yo como soy muy buena alumna (y no tenía ganas de esperar un día para hacerlos) pues los dejé dos horas para que perdieran el frío del frigorífico y empecé. También dicen que la claras no deben ser pasteurizadas, porque es más difícil que te salga, pero como yo no tenía mucha fe en que me salieran a la primera y tenía un bote de claras pasteurizadas abierto…

Una vez hecho esto, hemos de tamizar varias veces las almendras picadas y el azúcar glass, para que quede un polvo muy fino. Preparamos la bandeja de hornear con papel de horno y si lo necesitais debajo le podeís poner un papel donde tengais dibujados círculos del tamaño del que queráis los macarons para que os queden todos iguales. Yo como soy un poco desastre, los hice a ojo.

 

Macarons de chocolate con naranjas amargas y de limón con chocolate blanco

 

También preparé una manga pastelera con una boquilla redonda de 6 mm para echar la masa en la bandeja.

Con todo ya preparado y los ingredientes encima de la mesa de trabajo, montamos las claras. En primer lugar batimos a velocidad baja durante dos minutos y luego a máxima velocidad hasta que empiece a formar picos , aquí ponemos los 50 gr de azúcar blanca y el colorante que deseemos. Cuando ya este el merengue bastante espeso echamos de golpe los ingredientes secos y con la ayuda de una espátula y movimientos envolventes más o menos enérgicos lo mezclamos todo, de manera que no queden granitos y sea una crema brillante, pero cuidado con pasarse, porque si se nos hace líquido no nos valdrá.

Lo ponemos en la manga y hacemos pequeños montoncitos, poniendo la manga en vertical sobre un punto (sin moverla) y echando la cantidad que deseemos dependiendo del tamaño que queramos darle a nuestros macarons. Para cortar la salida de la masa, dejamos de apretar, giramos la manga, dibujando un especie de círculo pequeño y levantamos.

Una vez que tengamos la bandeja preparada la levantamos y damos un golpe seco para que se asienten y no les salgan burbujas de aire. Y ahora es cuando viene la parte emocionante! Esperar!! Lo normal es esperar de 1/2 hora a hora y media para que se seque la capa de arriba y así al meterlos al horno no se nos rajen. Para saber si ya están listos le ponemos un dedo encima (con mucho cuidado) y si no se nos pega ya están listos. Como ya os he dicho el tiempo varía de un sitio a otro, e incluso de un día a otro. Yo tuve que esperar más de cuatro horas…

Cuando veamos que ya están listos, ponemos el horno a calentar a 150ºC y cuando esté listo metemos la bandeja 13 minutos. Esto también depende de cada horno, así que a los 13 minutos los sacamos dejamos que se enfríen un poco e intentamos despegar del papel, si salen si romperse ya están listos, pero si se rompen tenemos que meter dos minutos más y así hasta que podamos despegar del papel sin romperlos.

Ya tenemos nuestras tapas! Ahora debemos guardarlas en un lugar seco hasta el día siguiente.

 

Macarons de limón, naranjas y pistachos

Para el relleno:

Crema de limón

  • 125 gr Azúcar glass
  • ralladura de la cascara de un limón
  • 90 gr zumo de limón
  • 2 huevos medianos
  • 60 gr mantequilla

Ponemos todo en un cazo y calentamos, removiendo continuamente hasta que se forme una crema espesa. La dejamos enfriar un poco y la pasamos a un bol, lo cubrimos con papel film que toque la crema para que no se nos forme una costra en la parte superior. lo metemos en el frigorífico mientras preparamos el crujiente de chocolate.

Crujiente de chocolate blanco

  • 75 gr de chocolate blanco
  • 3 o 4 barquillos

Derretimos el chocolate blanco, bien en el microondas, bien al baño maría. Una vez derretido desmigamos los barquillos y se los echamos.

 

Macarons de limón

Ponemos la crema de limón en una manga y comenzamos a montar los macarons, poniendo la crema alrededor del borde. En el centro de la tapa con ayuda de una cuchara ponemos el crujiente y cerramos con otra tapa. Y listos!!

Os prometo que os van a sorprender.

Nos leemos en breve.

Un besazo.

Firma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comentarios

  1. Me parece que me has dado el empujoncito para atreverme con los macarons, que me dan un miedito…

    Gracias