Algunas cosas y tarta fresquita de piña y nata con mascarpone.

 

 

Hoy quería comentaros varias cosillas. La primera y que me tiene bastante emocionada es que voy a la bcnandcake!!! Estoy deseando que llegue para conocer en persona a mucha gente a la que sigo cada día por web y sobretodo para aprender muchas cosas. Y seguro que aprendo un montón, porque como aun no se nada 🙂 Os pongo el enlace por si a alguien le interesa.( http://www.bcnandcake.com/ )

Otro punto es que ya me toca irme de VACACIONES!!! Así es que con todo el dolor de mi corazón os dejaré abandonad@s dos semanitas. Espero volver con más fuerzas y con menos calor, que así da más gustillo encender el horno.

 

Y ahora sí vamos con la receta y el por qué de ella.

Hará unas semanas nos invitaron a una cena. Y claro desde ese mismo instante en el que no se quién (creo que mi marido) mencionó la palabra cena, mi maquiavélica cabecita comenzó a dar vueltas. La gente normal a las cenas lleva vino, pues yo llevo magdalenas!!

Y es que, tengo que aprovechar cada vez que quedo con alguien o alguien me visita para hacer postres, porque si no, me los tendría que comer yo sola. Bueno mi marido, mis niñas y yo. Y me parece que no puede ser muy saludable tanta azúcar en sangre.

Pues esta vez, después de echar un vistazo previo por internet, vi una receta en megasilvita que me encantó y me pareció que podía encajar con lo que estaba buscando. Era fresquita, el bizcocho muy esponjoso y llevaba nata, pero mezclada con queso mascarpone, lo que le daba un toquecillo distinto a lo que vemos siempre.

 

 

He de confesar que la decoración no iba a ser esta, pero… con el calor que nos acompaña estos días, no se qué hago pero se me derrite todo. Eso y que la nata no era la adecuada porque no tenía suficiente materia grasa y no estaba demasiado dura como para hacer las flores que yo quería. Bueno, pues ahí va:

Tarta de piña con nata y queso mascarpone

 

Para el bizcocho

  • 3 Huevos
  • 3 Tazas* de harina
  • 1 lata de Piñas en su jugo (500 gr)
  • 1 y 1/2 cucharada Bicarbonato
  • 3 Tazas de Azúcar
*Yo utilicé una taza de desayuno.

Trituramos la piña. Batimos los huevos con el azúcar hasta que blanquee y añadimos la piña. Añadimos la harina y el bicarbonato previamente tamizados. Mezclamos hasta que la masa esté ligada y pasamos al molde.

Horneamos de 50 a 60 minutos a 180 ºC (160º C si el horno tiene sistema de ventilación) Yo lo hice con tres moldes de unos 20 centrímetros de diámetro, para así no tener que estar cortando el bizcocho para rellenarlo, creo que ahora a las tartas hechas así las llaman “layer cake”, para mí es una tarta de toda la vida, pero bueno.

Para el relleno y la cubierta

  • 600 ml Nata
  • 100 gr Queso mascarpone
  • 150 gr Azúcar glass
Montamos la nata con el azúcar y después añadimos el queso con cuidado y mezclamos sólo hasta que se integren.
Rellenamos entre capa y capa de bizcocho y luego lo cubrimos y adornamos como más nos guste. Con este bizcocho en concreto no hace falta que lo bañemos con ningún almíbar, ya que el propio bizcocho ya está bastante húmedo por la piña. Yo lo decoré con manga pastelera y unas bolitas de chocolate.
Espero que que os guste y que lo intentéis hacer. Es muy fácil.
Un beso y nos vemos a la vuelta de vacaciones.

 

 

La fotografía no es lo mío y cupcakes de chocolate con naranja amarga

Sí ya se que el título es un poco chocante, pero cuando veáis las fotos os daréis cuenta de que no está muy mal puesto.

 

 

En total os enseño cuatro fotos y vereis que cada una es distinta de las demás. En acompañamiento, en el fondo, en la luz… Y es que ustedes veis cuatro, pero yo he tenido que hacer tropecientas. He seguido la regla del 20-1.

Me explico, cuando yo, recién terminada la carrera y después de algunos meses sin encontrar un trabajo, bien porque me faltaba algo o bien porque me sobraba, es decir, no podía ser jefa de administración porque no tenía experiencia, pero tampoco podía empezar de administrativa porque estaba demasiado cualificada para el puesto (ahora que lo pienso, me parece paradójico) empecé a trabajar de comercial en la calle. El caso es que el primer jefe que tuve me dijo: “cuando entras a vender es muy importante conocer la regla del 20 a 1. Tienes que enseñar el producto a veinte personas para conseguir vendérselo a una.”

Oye y no era una cifra exacta, pero no andaba muy desencaminado. Así es que como su regla me sirvió, la aplico en diversas ocasiones. En resumen, para obtener una foto medianamente decente antes he hecho unas 20 difíciles de mirar.

 

 

Menos mal que pronto voy a empezar un curso de fotografía y tengo la esperanza de que sirva de algo. Ya me contareis si lo notáis o no.

Y es que para que algo te salga bien hay que trabajárselo mucho. Pero bueno, estamos en ello. Hoy os traigo una nueva técnica que he estado practicando y de la que prometo que en breve os pondré un tutorial. Si os interesa podéis meter vuestro mail en la columna de la izquierda, en la cajita que hay debajo de la palabra suscripciones para que os llegue un aviso en cuanto lo suba.

Bueno vamos al grano!!

Cupcakes de chocolate con naranja amarga

 

 

Para la masa:

  • 75 gr Chocolate para fundir
  • 35 gr Mantequilla
  • 3 Huevos
  • 1 pizca de Sal
  • 90 gr Azúcar
  • 75 gr Harina
  • 1 cucharadita de Levadura

Para el relleno:

  • Mermelada de naranja amarga
Para adornar:
  • Fondant verde
  • Glasa real rosa
Precalentamos el horno a 175ºC (150ºC si el horno tiene sistema de ventilación) Fundimos el chocolate con la mantequilla al baño maría.
Comenzamos batiendo los huevos con el azucar hasta que blanqueen. Añadimos el chocolate con la mantequilla. Tamizamos la harina y la levadura y la echamos sobre la mezcla.
Repartimos en los moldes y horneamos unos 20 minutos. Luego dejamos enfriar sobre una rejilla. Una vez frías las rellenamos en el centro con la mermelada de naranja amarga (más o menos según os guste) Yo lo hice con un saca-corazones de manzanas, pero también se puede hacer con una manga pastelera.

 

Yo eché un poco más de mermelada sobre la superficie de la magdalena para que el fondant se quedara pegado. Y por último hice las flores de las que os he prometido el tutorial. Ya veréis que es muy sencillo.

Un beso y espero que lo intentéis.

Cupcakes de conejito o de zanahorias y coco con queso.

Desde que empecé en esta aventura del blog quería meter esta receta. Y es que aunque me encante hacer pasteles y luego comérmelos, claro está, no me gusta el exceso de azúcar, me resulta demasiado empalagoso y solo puedo comer un trocito muy pequeño. Es por ello que me encanta el pastel de zanahorias que tiene un sabor especiado y no es demasiado dulce. Aunque esto luego lo compensamos con la cobertura de queso que sí es más dulce.

Pues hace una semana y media aproximadamente nos invitaron a un cumple de una amiguita de mis niñas(Diana, de ahí el nombre en los cupcakes). Los que tengais niños lo sabreis y los que no ya os enterareis, que su vida social es mucho más extresantesante que la vuestra y que además la sustituye. Vamos que no importa que acontecimiento tengas, si ese día hay un cumple de un amiguito o amiguita apáñatelas como puedas, haz los arreglos que tengas que hacer, pero el cumpleaños es algo así como las vacas en India, sagrado.

A lo que voy, que se me esparcen las ideas. Pues pensando en que llevaré, me acordé que la mamá me dijo: “voy a poner comida vegetariana” Y ahí se me encendió la bombilla y dije qué mejor que unos cupcakes de zanahorias!!! Si bueno ya se que casi el 99% de los cupcakes son vegetarianos (yo diría el 100%, pero dejo un pequeño margen no sea que a alguien le de por echarles carne) Bueno y ya que los cupcakes iban a ser de zanahorias por qué no adornarlos con un muñequito que adore las zanahorias, sí, un conejito!!

Así que allá vamos Cupcakes de zanahorias y coco con cobertura de queso 

Para la masa:

  • 200 gr Harina
  • 1 cucharadita Levadura
  • 1 cucharadita Bicarbonato
  • 1 cucharadita Canela
  • Un pellizco de Jengibre en polvo
  • Un pellizco de Sal
  • 125 gr Zanahoria rallada
  • 50 gr Coco rallado
  • 70 gr Piña
  • 125 gr Azucar
  • 120 ml Aceite suave
  • 2 Huevos

Batimos los huevos y el azucar durante unos 2 minutos a velocidad baja. Añadimos el aceite. Luego incorporamos harina, sal, levadura, canela, bicarbonato y jengibre previamente tamizados, hasta integrar a velocidad baja. Añadimos la zanahoria y por último el resto de ingredientes.

Echamos en los moldes y horneamos durante 20-25 minutos a 180ºC (160ºC si el horno tiene ventilación)

Para la cobertura o cream cheese icing

  • 125 gr Queso crema frío
  • 60 gr Mantequilla a temperatura ambiente
  • 350 gr Azúcar glass
  • 1 cucharada de leche

Tamizamos el azúcar, batimos mantequilla, azúcar y leche, hasta que blanquee y esté cremoso. Por último añadimos el queso crema frío y batimos a velocidad media hasta que la mezcla sea homogénea.

Echamos sobre las magdalenas ya enfriadas. Y Voilá!!! Ya tenemos nuestros cupcakes de zanahorias y coco. Ummmmmmmmm o Ñammmmmmmm, lo que más os guste.

He de decir que esta vez también he aprendido algo a base de trompazo: A estas temperaturas que estamos teniendo estos días (32-38ºC) no se puede usar ninguna cobertura que lleve mantequilla. A no ser que queramos cubrir los cupcakes con una especie de líquido gelatinoso. Para la próxima entrada espero que no haga tanta calor y la cobertura tenga la consistencia deseada.

Un beso. Y espero que lo intentéis.

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...